Content

martes, 2 de octubre de 2007

La Gruta de los Helechos


Dicksonia sellowiana

Realmente cuando uno se propone “descubrir” o recorrer los diferentes parajes hermosos de nuestro país, sobre todo en las regiones del norte, se enfrenta a tantos lugares y rincones, cercanos y remotos, que se hace prácticamente imposible acotar o restringir los diferentes lugares sin dejar de vincularlos o relacionarlos unos con otros.

Cuando nos propusimos dirigirnos una vez más hacia el nordeste del país, específicamente a los departamentos de Tacuarembó y Rivera invitados por nuestro amigo y colaborador el Ing. Agr. Andrés Berrutti, realmente no sabíamos que lugares específicos mostrarles, ya que la oferta de paisajes es inmensa y la gran mayoría de ellos son prácticamente desconocidos para muchos y por lo tanto son regiones relativamente vírgenes de difícil acceso ya que muchas de ellas son propiedades privadas.

Con este artículo iniciamos una pequeña recorrida que realizamos por algunos puntos característicos de dichos departamentos tratando de ilustrar los diferentes paisajes, algunos de ellos muy someramente, ya que para la realización de un trabajo de campo profundo, necesitaríamos mas que un par de días.

Una vez llegados a la Ciudad de Tacuarembó tomamos por la Av. María Esther Castillón rumbo al noroeste, y luego continuamos por la misma calle que cambia su nombre al de Paul Harris. Pasamos por dos puentes y en la primera entrada hacia la izquierda tomamos por la Av. Gutiérrez Ruiz. Unos metros más adelante nos encontraremos con una proa, que otrora existía un cartel que indicaba hacia la derecha el balneario Iporá y hacia la izquierda el camino hacia las grutas. Tomamos, por lo tanto, hacia la izquierda y seguimos el camino de ripio que nos llevará hacia las grutas.

Tomando por dicho camino, con precaución ya que el camino es bastante malo, y a unos 11 kilómetros llegaremos al acceso a la Gruta de los Helechos. Si continuáramos un par de kilómetros más llegaríamos a la Gruta de los Cuervos.

Para acceder a la gruta no existe cartelería alguna y los terrenos, aunque son de propiedad privada, igual su acceso está permitido. Como ya mencionamos a unos 11 kilómetros de la capital departamental, ingresamos, por una portera que existe a mano derecha, a un paisaje serrano por el cual tendremos que caminar aproximadamente un kilómetro en el cual lentamente comenzaremos a ver la vegetación nativa bastante típica de las quebradas. La llamada Gruta de los helechos, es en realidad una quebrada de una formación más abierta de las que visitamos en el Departamento de Rivera, y rodeado de un suelo típico del lugar, de una coloración sumamente rojiza.


Mimosa

Matecito del Molle

Durante el primer trayecto antes de ingresar a la quebrada, que obviamente debemos realizarlo a pie, nos encontramos con una vegetación sumamente variada. Ejemplares de Congorosa, tupidas de sus pequeñas flores de color blanco amarillento, Verbenas tapizando el suelo de un color rojo brillante, Lantana fucata, aportando su colorido en tonos de lilas y violetas, Enviras (Daphnopsis racemosa) con su follaje de color verde brillante, y aportando su espectacular colorido durante su floración, el “palo de fierro” o “socará” se destaca con sus espectaculares flores de color rojo, sin duda creemos que son especies que tendrían un lugar en cualquier jardín particular. Además se destacan entre otras muchas especies de plantas como Mimosas sensitivas (Mimosa polycarpa por ejemplo), Cedrón del monte, algunas Cactáceas, etc.


Congorosa en flor

Copa de Higuerón

A medida que vamos avanzando, el paisaje lentamente nos va mostrando un paisaje de quebrada realmente espectacular. Como si hubiéramos trazado una línea divisoria entre un sector y otro, la vegetación cambia repentinamente de manera abrupta. Un clima mucho más húmedo, una vegetación mucho más frondosa y un sol que apenas deja entrever su colorido a través del follaje, son las insinuaciones que nos da la naturaleza para ingresar a un paisaje completamente diferente.

Desde fuera de la quebrada, sin duda lo que más nos llama la atención son los impresionantes ejemplares de árboles de Yerba Mate (Ilex paraguayensis), con su compacta y oscura copa de hojas coriáceas y brillantes. A su lado aparecen ejemplares de “higuerones” o “agarra palos” (Ficus luschnathiana), que gracias a los árboles que le dan su soporte llegan a alcanzar el sol junto con otras especies como el Naranjillo, Francisco Álvarez, etc.


Dicksonia y tronco y copa de Yerba mate (Ilex paraguayensis)

  

Una vez que descendemos por la quebrada la oscuridad domina el paisaje, y por consecuencia las especies de plantas que encontramos son completamente diferentes. Se pueden apreciar las esculturas vegetales que nos ofrecen los troncos de los árboles que se elevan hacia el sol. Es así que apreciamos los retorcidos y coloridos troncos de los higuerones oprimiendo a sus vecinos, los robustos troncos de los árboles de yerba mate, de un color gris ceniza y blanquecino, contrastando con los troncos de naranjillos de colores rojizos o anaranjados, los troncos de las trepadoras que se elevan metros arriba cubiertos de decorativos musgos; las enormes ramas dando soporte a los increíbles nidos de los Boyeros, algunos ya abandonados; y los ejemplares de plumerillo rojo (Calliandra tweedi) a punto de estallar en colores, son un preámbulo para la llegada a la corriente de agua y encontrarnos con las plantas que le dan nombre a la quebrada.

A lo largo de la pequeña corriente de agua, digna de una obra pictórica, los helechos son los amos y señores de la quebrada. Con sus enormes frondas, diversidad de colores, y una cantidad realmente increíble de ejemplares que se presentan a lo largo del recorrido, estas magníficas plantas nos harán sentir como parte de un pequeño paraíso tropical.

Sin duda el ejemplar más famoso del lugar es el “helecho de tronco” (Dicksonia sellowiana), que es un ejemplar arborescente que puede alcanzar una altura de 2 a 3 metros, y que se encuentra tanto en Tacuarembó como en Treinta y Tres y Cerro Largo. Según nos cuentan la cantidad de ejemplares se ve disminuida por el saqueo, por lo que no es fácil encontrar ejemplares de gran porte a la vista. En otros lugares del país prácticamente inaccesibles existen ejemplares de gran porte.



Dicksonia y nido de Boyero

La variedad de helechos es muy grande y con tamaños inusuales, desde especies en que la fronda supera el metro de diámetro y otros pequeñísimos, de escasos centímetros que viven en los troncos de los árboles junto con líquenes y musgos. Encontramos helechos de los géneros Pteris, Adiantum (Culandrillo), Blechnum, Athyrium, Polypodium, algunos pequeñísimos como Polypodium polypodioides, entre muchos otros. Generalmente crecen sobre suelos bien sueltos, de tierra turbosa y mantillo, a resguardo de la luz solar intensa y en una constante humedad. También crecen sobre rocas cubiertas de musgos, sobre árboles caídos o sobre troncos de manera epífita. Existen otra gran variedad de plantas que acompañan este tipo de vegetación a lo largo de las diferentes quebradas como lo es la Peperomia arechavaletae.

Sin duda el microclima generado en el lugar les es propicio para desarrollarse de manera saludable y vigorosa. Si a esto le sumamos la dificultad de acceso a la quebrada, ya que no está prácticamente anunciada, de repente este lugar que alberga a especies de tanta importancia en nuestra flora, pueda perdurar mas allá de la devastadora visita de los turistas que no perdonan a la naturaleza y le regalan a diario numerosas muestras de su paso como lo son desperdicios, botellas, bolsas y hasta cubiertas de bicicletas. Si Ud. desea tomar un descanso en contacto con la naturaleza, desetresarse y olvidarse del mundo, sin duda en este lugar lo logrará.

Nota:
Este artículo fué editado en la revista Jardines y Flores en el Uruguay en el número 18 de dicha publicación en Setiembre de 2001. Luego de ser lanzada al mercado recibimos serias reprimendas por parte de la dueña de los campos en donde se encuentra la Gruta por dar datos de donde se encontraba, aunque dichos datos estaban publicados en Internet en ese entonces por el Ministerio de Turismo.

0 se pincharon:

Behind The Web

Todas las fotos presentadas en este blog son de mi autoría, y en caso de no serlo figura a quien corresponde la misma, contando por supuesto con su autorización.

La mayoría de las fotos son de plantas cultivadas por mi desde semillas o pequeños gajos, y las fotos de plantas en sus respectivos hábitats son fotos tomadas en innumerables viajes por todo el Uruguay y zonas limítrofes de Argentina y Brasil.

Entradas